V Foro de investigación educativa

Para comentar, vaya hasta el último comentario, escriba el suyo, agregue su nombre y correo electrónico y publique. El moderador aceptará su comentario y lo verá publicado en un par de horas.

En 2019  en el foro

Invitamos a reflexionar sobre cómo la investigación en educación podia ser una brújula de navegación por las diferentes dimensiones de la Era Digital,

Reconociamos estar en una sociedad compleja, líquida, en red, con lenguajes cambiantes, con cambios veloces y turbulentos, que nos podian llevar a lo insospechado …, por lo que era necesario abrirnos a la dimensión digital.

También deciamos que en este marco era necesario discutir sobre posicionamientos epistemológicos, porque la investigación en lo digital estaba construyendo  un lenguaje; desarrollando espacios y necesitaba integrarse  transdiciplinariamente  al desarrollo  de lo humano…

Se presentaba como la vivencia  y el saber de unos pocos.

Pero en 2020 el mundo incierto que avizorábamos  cambio mucho mas de lo esperado y nos forzó a habitar el espacio digital.

Todas y todos nos lanzamos al desafio de comunicarnos, estudiar, construir conocimientos, investigar desde lo digital

Por ello el V Foro de investigación educativa, propone dar continuidad al debate iniciado en año anterior, pero ahora enriquecido con el saber de la propia experiencia.  Por ello les invitamos a compartir

¡

 ¿Qué nuevas prácticas de investigación desarrollaron en la virtualidad?  

 ¿Qué aprendizajes construyeron a partir de la experiencia de investigar en la virtualidad.Dra. Silvia Baldivieso
Universidad Nacional de San Luis
San Luis – Argentina.

19 comentarios sobre “V Foro de investigación educativa”

  1. ¡Que diferencias con 2019!
    En aquellos tiempos, solo un año atrás, vivíamos la virtualidad, la dimensión digital con una situación que poco a poco entraba en nuestras vidas y que bien, podíamos ni siquiera considerarlo en muchos casos; en cambio hoy, la dimensión digital es un elemento obligado del dia a día, mientras antes eran chispazos de virtualidad en un mundo de «realidad» consensuada, hoy no podemos concebir ni el estudio, ni el trabajo, ni el ocio sin asumir que grandes porcentajes de ello están en la dimensión virtual.
    Gracias a ello, las distancias ya son percibidas absolutamente relativas. ¿Cuántos congresos de investigación se han hecho solamente virtuales?
    Hay mucho para hablar, aprovechemos la instancia de este Foro que ya lleva 5 años.

    1. Pareciera que el mundo ha dado un giro completo. Sin embargo, la virtualidad venia creciendo a pasos agigantados y se visualizaba cada vez con mayor fuerza en nuestras vidas.
      Tan sólo ha pasado menos de un año y como dice Carrasco «la dimensión digital es un elemento obligado de comunicación en todas las dimensiones de la sociedad».
      Particularmente, el año pasado con nuestro equipo docente, participamos activamente de un congreso virtual. En lo personal, fue un desafío y, a su vez, una ruptura de pensamiento y de acción afrontar esta experiencia. Había nuevos marcos organizativos, diferentes espacios de dialogo, desafíos en el lenguaje comunicacional, nueva comprensión de los encuentros sincrónicos y asincrónicos, diferencias de horario con otras parte del mundo mientras paralelamente vivíamos en una «realidad consensuada». Hoy, esta experiencia que era innovadora para mi, me brindó herramientas, comprensión para no sólo generar otras posibilidades de hacer ciencia sino también de hacer mi práctica docente.
      Ahora mi inquietud ¿Qué prácticas investigativas se llevaron adelante este año? ¿Qué características tuvieron?

  2. La situacionalidad de este año fue muy compleja. Ha modificado gran parte de nuestra cotidianeidad.
    Problematizar este contexto nos lleva a poner la mirada sutil, atenta, abierta para comprenderla y describirla. Pero hasta el proceso de investigación en muchos casos ha tenido que tomar nuevos rumbos para hacer frente a este desafío.
    Como estudiante de Educación nos hemos problematizado mucho la realidad educativa este año. Cuando pensamos en realidad educativa intentamos mirar todos los sectores: desde los docentes, directivos, estudiantes, hasta aquellos sectores mas desfavorecidos que estuvieron muy marginados en este contexto particular.
    Al mismo tiempo que la tecnología y la digitalización nos ha permitido romper las distancias y trazar nuevos modos de vincularnos, hay sectores que quedaron fuera de red de relaciones.
    Con este espíritu empezamos el recorrido este año. Problematizando estas realidades y trabajando colaborativamente para develarla y desvelarla. Un camino que nos ha transformados completamente y nos ha abierto las puertas a horizontes insospechados de cosas que mucha veces naturalizamos.

    1. Tal como expresan Constanza y Diego los aprendizajes de este año apuntan y nos invitan a asumir nuevos desafíos, como dice Diego problematizar nuestras realidades para abordar objetos de estudios situados y comprometidos con la realidad educativa que nos atraviesa.
      En términos investigativos considero importante recuperar diversos enfoques de investigación que vienen tomando fuerza en la sociedad digital, desde estudios descriptivos vía googles forms a estudios complejos con abordajes mixtos a tevés del método Delphi o abordajes cualitativos a través de lo que se conoce como Etnografía digital, en donde la tecnología y la web dejan de ser solamente un recurso para ser un interesante campo de estudio y teorización y de comprensión de nuestra época.
      En este marco el traspaso de la educación presencial a la virtualidad abrió el debate a nuevas formas de construir conocimiento desafiando las técnicas de investigación utilizadas hasta el momento,
      En este marco invito a reflexionar respecto a los siguientes interrogantes:
      es posibles seguir investigando en contextos de aislamiento social? ¿Es posible un trabajo de campo en estudios cualitativos en contextos de aislamiento social? Es necesario ampliar nuestras construcciones respecto a la noción de “campo” de estudio en función de las nuevas dimensiones temporales y espaciales.

  3. Acuerdo plenamente Selin que la dimensión digital nos atraviesa en todos nuestros ámbitos de la vida y específicamente en lo académico muchos congresos que fueron presentados para desarrollarse de manera presencial se concretaron en la virtualidad, ojala sea el comienzo de un largo recorrido que permite re pensar las diferentes instancias de comunicación de la ciencia.
    saludos

  4. Leyendo a les compañeres me cuestiono en torno al potencial que tienen las tecnologías y lo digital para construir nuevos entornos y realidades y a su vez la limitante que en este momento represetnan para muchos sectores de la realidad,. Pareciera una paradoja de las tecnologías, que justamente para unes son una posibilidad de acceder al conocimiento y a procesos de construcción de conocimientos y que para otros son justamente lo contrario. Ocurre que estamos ante una aparente paradoja, porque no son las Tic las que a unos les abren oportunidades y a otros se las cierran, (po mas que muchos analisis lo remarquen) so las condiciones pre existentes a la emergencia de lo digital las que se ponen de manifiesto Por ello cuando lamentamos que con lo digital muchos quedan fuera, o cuando nos preguntamos sobre las reales posibilidades de un trabajo de campo en la lógica de la investigación socio educativa desde lo digital, me surge pensar que mas que dudar de las posibilidades, develado el contexto necesitamos interpelar a los actores politicos (institucionales, municipales, comunitarios, etc.) para que comiencen a generar condiciones igualitarias para la vida hoy (que empiecen a a colocar antenas, a posibilitar el acceso a dispositivos y formar para su uso.) La brecha tecnologica, los sectores sociales que no habitan lo digital, y en gran medida las prácticas que no incluyen algún componente de lo digital, en gran medida evidencian la brecha social, y las limitacioes de grupos y sectores. Evidencia la necesidad de un compromiso politico y acciones que lo asuman.

  5. Que interesante resulta leerles! Muchas de esas reflexiones e incluso esas dudas y nuevos interrogantes son compartidos. Creo que la inolvidable particularidad de este año nos ha llevado a pensar y repensar constantemente practicas, hábitos y costumbres que nos constituyen hoy, en relación a los lugares que habitamos/ transitamos. Entre los varios desafíos que tuvimos que atravesar este año, el repensarnos y «adaptarnos» a las transformaciones del entorno no excluyo en absoluto a las practicas de aprender y enseñar sino todo lo contrario. Mucho menos se excluyo a la praxis investigadora, la cual se enfrentó a un escenario nunca antes explorado ni analizado. Comprender los procesos que atravesamos como estudiantes, docentes, investigadores y como sujetxs de la realidad social, considero, sigue siendo el mayor desafió.
    Volver a traer a la mesa de discusión el tema del acceso, la participación y la real inclusión de los establecimientos educativos fue y será de aquí en adelante, aun mas urgente. Necesitamos replantearnos colectivamente el real alcance de nuestro modelo educativo, su propósito. Y repensar la democratización de los espacios y las practicas pedagógicas en estos nuevos términos. Y en ese sentido comparto lo que menciona Silvia sobre la evidente necesidad de asumir un compromiso político, desde el lugar que cada une ocupe y exigir políticas mas acordes a las problemáticas que emergen y a las ya existentes.

  6. Como bien lo expresan en los comentarios anteriores, este ha sido un año de marcados cambios, donde nuestra rutina se vio sorpresivamente modificada y como dice Selin, la tecnóloga digital era algo que si bien avanzada e íbamos incorporando poco a poco, este año nos hemos vistos obligados a apoyarnos en ellas para poder continuar con algunos de nuestros proyectos de formación académica.
    Ante la pregunta sobre las nuevas prácticas de investigación desarrolladas en la virtualidad, no sé muy bien que responder, ya que todo en el último tiempo ha sido de forma virtual hasta lo más cotidiano como es el hecho de hacer las compras del hogar.
    En cuanto a los aprendizajes creo que son múltiples ya que hemos aprendido el manejo de diferentes plataformas, como así también a conocernos a nosotros mismos en esas situaciones que al menos para mí en la mayoría de las veces han sido nuevas, he aprendido a que me debo dar tiempo para conocer los espacios virtuales, los diferentes lenguajes que cada uno ellos maneja, que existen diversas plataformas con códigos distintos, las herramientas como los programas han sido todo un desafío. Más allá de la incorporación técnica creo que he crecido porque he ido pudiendo afrontar los desafíos que este universo paralelo me ha ido planteando.

  7. En esta pandemia, las universidades nos hemos visto forzadas a transitar rápidamente a la enseñanza a distancia vía internet. Mas allá de las dificultades materiales, no ha habido modifcación con relación a las condiciones particulares, es decir, las instituciones no han tenido la visión, ni las capacidades operativas para reconvertir las actividades de enseñanza y aprendizaje desde lo presencial a las nuevas condiciones. En definitiva, desde la simpleza de la acción se ha remplazado al profesor presencial en la sala de clases por un profesor que dicta sus materias por videoconferencia.
    Este enfoque del continuismo es un error. Para la obtención de aprendizajes significativos de parte del alumno es indispensable actuar sobre un conjunto de aspectos y variables que abren un nuevo paradigma.

    1. Tal como expresa Jorge cada institución se fue acomodando como pudo a las nuevas condiciones, con mayor o menor recurso. Algunos estudios han mostrado un agotamiento importante de la tarea docente, no solo por no tener las condiciones materiales y tecnológicas, sino también por la sobrecarga de tareas, se habla de una conexión en estado permanente y han expresado mucho de ellos falta de formación.
      En términos de políticas educativas y de formación docente debemos pensar y construir un nuevo paradigma de la educación donde lo digital sea parte y no solo un recurso.
      saludos

  8. Buenas tardes… Creo que este año 2020, con toda la singularidad que lo caracteriza nos ha demostrado que nuevas formas de investigar y de aprender son posibles. Nos ha puesto de frente a una realidad que ha necesitado ser comprendida de algún modo a pesar de no ser posible la presencialidad, y es por eso que han surgido nuevas maneras. Tal vez se trata de entender que es preciso que como educadores nos sigamos formando en todo lo que la tecnología nos trae y que es inminente; sin perder de vista que estas herramientas están para mediar los procesos pedagógicos, no para reemplazar el rol del docente u otro. Pero eso es algo que depende de nosotros/as, del uso que podamos hacer de esta virtualidad acorde a lo que consideramos que queremos.

  9. Es contradictorio que nos demos cuenta ahora de las potencialidades de la tecnología obligados por el confinamiento. Las potencialidades las estábamos transmitiendo hace varios años, pero no dimensionaba su real potencial, incluso congresos, publicaciones y cursos si eran virtuales eran de calidad deficiente, este año todo es virtual, ojalá duré después de la pandemia.

  10. ¡Un año particular y con nuevos desafíos!
    Como estudiante, este año tan particular atravesado por la pandemia, nos ha llevado a problematizar esta realidad, y con ello, tener la posibilidad de realizar un proyecto de investigación, proyecto que se basa en este contexto tan particular donde nos encontramos con situaciones problemáticas, cuestiones que preocupan, angustian, que no conocemos, y nos motiva a investigar, investigar aquello nuevo, como afectó por ejemplo en los vínculos pedagógicos docente-estudiante esta educación virtual, virtualidad implementada como emergencia, repentina y que ha producido cambios, transformaciones, en todos los ámbitos de la vida y de la sociedad.
    Una educación virtual limitada para muchos/as, impidiendo en algunos casos el acceso a la misma. Realizar un proyecto de investigación implica aprendizajes, conocimientos, experiencia, búsqueda, indagación, tomar decisiones, desarrollar un diseño de investigación, etc. Responder ¿Qué se investiga?, ¿Cómo se investiga?, ¿Para qué/quien se investiga?
    Esta experiencia de investigar en la virtualidad, si bien nos impidió recolectar la información de manera presencial, también aprendimos que existen estrategias y técnicas de investigación, plataformas virtuales que permiten que este proceso se desarrolle de manera virtual, se pueden realizar abordajes cualitativos por medio de la etnografía virtual, por ejemplo, que se da por medio de la web también para utilizar la tecnología como campo de estudio.
    Este pasar de la educación presencial a la virtualidad, nos llevó a buscar nuevos medios, herramientas, técnicas para investigar.

  11. Acuerdo planemente con lo que planteas Jorge y la gran pregunta es ¿Qué habrá pasado en el plano de la investigación?. Cuando el mundo aparentemente «se detuvo», muchos nos sentimos impelidos a generar conocimientos para comprender lo que viviamos, para poder actuar , para poder dar respuestas, ¿Qué nuevas practicas desarrollaron/desarrollamos las y los investigadores? ¿Qué aprendimos en el proceso?
    Hace tiempo ya, con el surgimiento de lo digital se abrió un nuevo campo para la imvestigación que fue asumido por lo que se conoce como etnografía digital, etnografía, antropoetnografía, etc. , pero con la pandemia y el imperativo de la virtualidad, lo digital fue mucho mas que un campo, se convirtió en nuestro habitat, el único que nos permitió dar continuidad a la vida y la investigación socio educativa continuo… y no necesariamente con la impronta de la investigación etnografica. que sucedió en los diferentes equipos?

    1. Tal como plantea Víctor, es paradójico que a causa de una pandemia podamos ver las potencialidades que vienen tratando de visibilizarse desde hace tiempo y lo contradictorio que ha sido para algunos profesores la formación docente y la investigación.
      Por otra parte, recuperando lo planteado por Lorena, respecto al interrogante de ¿es posible seguir investigando en contextos de aislamiento social? ¿Es posible un trabajo de campo en estudios cualitativos en contextos de aislamiento social?
      Obviamente que si, los contextos y escenarios de investigación junto con las políticas educativas han tomado otro rumbo en función de las nuevas dimensiones temporales y espaciales. Sin embargo, otras condiciones deben darse para que la generación de conocimientos sea posible.
      Desde nuestro equipo de investigación podemos decir que, entre otros abordajes, estamos investigando bajo diversos enfoques que dan fuerza a la era digital que se viene gestando hace tiempo. Sin embargo, creo como desafío, redefinir el compromiso social del proceso investigativo. Investigadores y sujetos investigados necesitan redefinirse en pos de generar reales posibilidades para investigar dado que de otra manera dificulta el acceso al campo de investigación. Ese compromiso se tiene que ver con poder reorganizar nuestro espacio de trabajo en la docencia virtualizada, para que la misma abra un nuevo espacio a la investigación.
      En lo personal, realizando la toma de la muestra de la Tesis que estoy realizando, se vió dificultada en el compromiso de respuesta de mis sujetos investigados. Claramente, exponían su deseo de participación pero las consecuencias de esta pandemia en relación a los excesivos tiempos de trabajo imposibilitaron su participación.
      Entonces, resulta interesante pensar en redefinir las practicas docentes como así también las prácticas investigativas ya que los escenarios han cambiando y necesitan reacomodarse a las nuevas posibilidades de educación.

  12. Luego de leer los comentarios y aportes expuestos, me repienso como docente y las realidades que estamos atravesando.
    Creo que hemos retornado a la «época de las cavernas», a qué me refiero con esto? creo que estas características primitivas de «apretura y adaptación» a lo desconocido hoy, me reflejan a ese momento… ¿Qué hacemos con estos emergentes? esta capacidad infinita del ser humano de repensarse y adaptarse a nuevas realidades, a nuevos cosmos de conocimiento y saber. Este potencial de lo digital que «explota» y deja en evidencia tantas realidades y desigualdades actuales.
    Retomo lo plasmado por Selin, estas distancias relativas, estas conexiones que se veían lejanas o sólo para algunos pocos, hoy se abre camino a la realidad de todos.
    Ahora pienso y dejo la inquietud ¿Qué pasará con este sujeto de la «época de las cavernas virtuales»? Pensando en el 2021…¿Cómo se plasmará la virtualidad en la «nueva normalidad educativa e investigativa»? ¿Cómo será ese mundo-aula que se refleja en las instituciones?
    Rescato el compromiso docente con la educación a lo largo de todo este año, y cómo han llevado adelante sus prácticas.

  13. Qué año tan particular! Como se ha remarcado en casi la totalidad de los comentarios. Particularmente creo que fue una oleada que nos arrasó con mucha fuerza y nos obligó a nadar, los/as que pudimos hacerlo, otrxs fueron totalmente arrasados/as. Es en lo que más me ha marcado esta situacionalidad, las diferencias, la desigualdad entre poderosos/as y los/as que menos tienen, cómo se han acentuado en este contexto que ha dejado al margen de las posibilidades de acceso a una misma educación a tantos sectores de la población. ¿Cómo se habrán visto atravesadas esas subjetividades que quedan al margen? ¿Tendrán alguna resuesta? ¿Se les visualiza? Creo que este contexto nos ha dejado con muchas más inquietudes que respuestas, en la incertidumbre, en una situación de reflexión y conciencia que ojalá nos alcanzara a todos y todas por igual para que se nos hagan carne las injusticias y las desigualdades a modo de obligarnos a tomar cartas en el asunto y proponer alternativas de cambios, que son urgentes.

  14. Desde lo contextual, puedo decir que de un día a otro, los Docentes, montaron todo un sistema de educación obligatoria a distancia, sin previa capacitación para continuar con su labor desde casa…Con dedicación!! Los estudiantes intentamos estar a la altura, con miedo y mucha incertidumbre, no temiamos por las tecnologías sino por las prácticas educativas, ¿ cómo serían? ¿ Qué evaluarian?.
    Puedo decir que aprendí a investigar a buscar antecedentes, a problematizar cuestiones de la coyuntura, me surgieron ganas de denunciar muchas cosas, porque este contexto agravó aún más las desigualdades, profundizó en algunos casos la autoridad Docente, desvalorizó aun mas el trabajo docente, y me encantó escribir acerca de lo que quería investigar, poder elegir, me sentí con libre acción en lo que respecta a la investigación, y también pienso en cuantas investigaciónes habrán quedado limitadas, o en pausa debido a este contexto, quienes no se sintieron libre de escribir de buscar, de observar.
    Textos digitalizados: ¿Derechos de autor? ¡Cedidos! Investigaciones, imágenes, textos, tareas online, y la cantidad de material de estudio que hemos compartido (de manera virtual) este año, no tiene precedentes.
    Me gustó dialogar más con mis compañeros de cursada de los problemas que tenemos como estudiantes por ejemplo de como comprimir archivos para que no sean tan pesados, de podcast, de como presentar un gran tema en 4 filminas, y me sentí acompañada.
    Luego de cursar muchas materias en la virtualidad deseo muchísimo que vuelva la presencialidad, he llorado me he enojado como en ningún otro año.
    No debemos olvidar, junto a quienes este año se logro continuar con la educación, Docentes, estudiantes y familias todos empujando para el mismo lado. Que gran organización desorganizada.
    Por ultimo, tengo la necesaria Esperanza…Pero no esa esperanza en la que depositamos toda nuestra confianza de manera ciega esperando a que suceda algo mágicamente, sino esa Esperanza que dice que SI hay que seguir intentando y que acompaña al juego dialéctico entre el pensar y el hacer juntos una educación mejor.

  15. Concuerdo plenamente con Erica.
    ¡Con que dedicación hemos intentado todos llevar adelante un proceso educativo en medio de tanta incertidumbre!
    Hoy me puse a pensar en todo este trayecto y… ¡cuantas cosas pasaron en un año! sin dudas atipico y con grandes dificultades a entrentar, pero nada nos ha quitado, como estudiantes, la esperanza de seguir estudiando , investigando y comunicando aquello que atravesamos y problematizamos, en pos de construir un mundo mejor.
    Este contexto hizo que la problematización fuera una practica como parte de lo cotidiano. Problematizar lo que pasaba, las decisiones que se tomaban y las que no (no solo en la investigación, sino en todo momento de nuestras vidas este año). ¿Porque no pude hacer mis practicas presenciales? ¿porque podemos salir ahora sin restricciones? ¿porque ahora no? ¿que hay detras de todo esto? ¿hay algo? ¿que de todo lo que me preocupa quiero investoigar? ¿como lo haré? ¿podré?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.